Follow by Email

miércoles, 30 de enero de 2013

Semifinal Copa del Rey - Ida - Madrid-Barsa

Acabo de ver el clásico español, que hoy en día, es un partido de relevancia mundial, no hay otro mejor, no solo por los nombres, sino porque aplastan rivales a cada paso.

A la altura de las circunstancias, ambos.


El Madrid es un equipo muy peligroso, no necesita mucha tenencia para hacer daño, tiene jugadores muy desequilibrantes y aprovechan esto en cada jugada. Claro, el Barsa tiene, a mi entender, los mejores centrales del planeta, Puyol y Pique le hacen muy complicada la joranda a CR7 y sus amigos.

El partido transcurrió por los caminos normales, los merengues se animaron a presionar desde el arranque, sabiendo que los catalanes con la pelota te pueden volver loco. Buena la apuesta del equipo madrileño, lo complicó bastante al Barsa, tuvo un buen tiro libre de Ronaldo al minuto y después se empezó a diluir. Claro, no porque quisieran, Iniesta encontró su lugar y empezó a generar espacios, todo lo que el equipo catalán necesita para acomodarse y empezar a tomar el control del partido.

Sin mucho lujo, pero sin con pinceladas de calidad a cada paso, el primer tiempo estuvo muy entretenido, Xavi, sin destacarse mucho, puso una bola en el travesaño en un tiro libre, y le sacaron otra en la línea con el arquero vencido. Se fueron en cero, pero con la sensación que se podía abrir en cualquier momento.

Festejo ante un "desdibujado" Iniesta.


El segundo estuvo divino, el Barsa se adueñó de la bola y las situaciones, Fábregas convirtió tras un mal rechazo de Callejón que Messi cortó y cedió a Fábregas, que entrando cruzado, definió muy bien, y de ahí en mas tuvo las mejores ocasiones. La bola empezó a circular, el Real como podía aguantaba el partido, pero claro, aquí hay una gran virtud del equipo blanco, con poca tenencia generaba peligro, no eran muchas, pero si muy claras, Ronaldo escapó un cabezazo abajo del arco, y Piqué le saco otra cerca de la línea.

Entre el dos cero y el empate se mataron a pelotazos, lo encontró el Real en un centro cerquita del área, Varane con un buen cabezazo de pique al suelo lo empató.

El Barsa pagó su falta de definición ante un rival de nivel, lo podría haber ganado en forma holgada, pero el Real lo peleó como pudo, gran mérito del equipo merengue, que juega al límite de sus posibilidades.

Partidazo como esperaba, cada juego se disfruta, son buenos los vagos, Messi complicó todo el partido a la defensa blanca y Ronaldo se puso el equipo al hombro en el peor momento de los madrileños. No hace falta que hagan tres goles para mostrar su calidad.

Difícil vaticinar quien sale mejor parado, la sensación fue que el Barsa lo podría haber definido, pero el empate a uno le permite empezar con ventaja el partido de vuelta.

Esperaremos la vuelta, con gran expectativa.

El 27/02 se jugará en Barcelona.

@el3delaU