Follow by Email

lunes, 26 de enero de 2015

Adiós JRR

Mientras la tierra nos derrite las ojotas, Juan Román Riquelme le regala una última declaración picante sobre fútbol a Quique Wolff, en vivo en una entrevista en espn. "Hoy es un día importante para mí, he decidido no jugar más a la pelota". El bueno de Quique, que es bueno, pero no boludo, se frotaba las manos.

El 10 de Boca 


¿Porqué tendría yo que hablar de un muchacho que me dio más tristezas que alegrías? porque me gusta demasiado el fútbol podría ser una buena respuesta, y éste lo jugaba muy bien, mi pérdida de fanatismo me ha hecho poder disfrutar, aun, de un ídolo de un equipo contrario.

Hay mucha tela para cortar. Claramente lo he padecido más que disfrutado. Mi pasado gallina es contundente, el diez bostero la tenía atada, y ofrecía su mejor versión en un equipo que pasó a la historia, más por resultados que por juego, Bianchi se encargaba de quitarle brillo al equipo en pos del equilibrio tan deseado, por él, por supuesto. Capaz de armar un triple cinco en el medio, el dt le dejaba toda la tarea ofensiva en los pies del enganche, claro, había espalda para aguantar parece. El vago era tan bueno, que triunfó a pesar de ello, solito y solo se las arregló para entregar perlas que el fútbol no olvidará.

Era vago hasta para festejar los goles


Lo padecí más en la selección que en Boca, rara reflexión para un hincha de River, aunque con los Xeneizes haya hecho casi todo bien, nunca me gustó denostarlo, he sido incapaz de restarle méritos, tanto en su juego, como en su influencia colectiva. En la Selección nunca me gustó su desempeño, su estilo de juego no terminaba de calzar con lo que usualmente me gusta, un diez encarador con desequilibrio en el mano a mano. Cualidades que no eran el fuerte de JRR. Lento y más lento, el diez no mostró nunca su mejor versión con la casaca de la Afa. Ortega, y después Aimar, me gustaban mucho más en la posición de enganche.

Qué hago acá?


Sólo los hinchas de Boca y el Villarreal deberían agradecer su paso por el fútbol? claramente no. Aun con todo lo mencionado anteriormente, debo admitir que verlo pisar la pelota siempre me sacó una sonrisa. Un jugador salonero, con una lentitud engañosa y con una personalidad tremenda.

No sólo me gustaba verlo jugar, escucharlo declarar siempre fue un soplo de aire fresco, su actitud incómoda frente a los micrófonos no lo privaba de decir lo que sentía o convenía, era tremendo, tan certero como con la bola.

Recuerdo sus inicios en la Sub 20 de Pekerman (me pongo de pie) y ese doble enganche que armaban con su amigo Pablo Aimar (me pongo de pie nuevamente), una camada que pintaba realmente bien. Román dejó su huella en el ámbito local e internacional, nada para reprocharle. Pablito nos dejó (a mí por lo menos) la sensación de que podría haber hecho algo más.

Bye Bye Crack


"La pelota no se mancha" dijo otro buen diez, hizo un culto de esta frase Riquelme, el respeto hacia el cuero fue absoluto, aun con limitaciones en su físico, siempre que la tuvo en sus pies, la bole "fue felí".

@el3delaU