Follow by Email

martes, 7 de julio de 2015

Sabor a Nada

Cuando llegó la hora de los penales, yo ya estaba bastante decepcionado.

Siempre bien custodiado Leo


Quedó lejos ya el partido, pero si uno no descarga como corresponde, cada vez que se enfrasque en una discusión, van a aparecer a flor de piel todas las medias verdades que tenemos para gritarle al mundo.

Arranco: El planteo del Tata, de dejar salir a Chile sin presionarlo, y retroceder líneas para armar un bloque en mitad de cancha, me fue cayendo de mal en peor.

En los primeros minutos pensé que era una cuestión de estudios, de tantear al rival, pero el correr del partido profundizó el modelo y cada vez me costó más avalar lo que veía.

Yo esperaba una final abierta, con juego de ambos lados y presión alta. Error mío.

Argentina fue una sombra de lo que hizo en el torneo, se relegó el ataque claramente, no hubo tal ambición. Chile no fue una tromba pero se pareció bastante más al equipo agresivo que habíamos visto.

Martino quiso ganar la Copa sin arriesgar nada, ésa es mi pura media verdad, quiso evitar que le hagan un gol antes que tratar de propiciarlo.

Hemos perdido la pulseada nuevamente, cuando creíamos que teníamos un equipo para llevarnos por delante a cualquiera, nos encontramos con un equipo tibio, de los pies a la cabeza.

Mismo panorama que en el Mundial, calcado, un equipo ofensivo que deviene en un híbrido pragmático con miedo a perder y trata de salvarse con un choclazo.

Lejos y con poca gente al lado


El miedo paralizó al dt, una vez más, repitiendo lo de Pachorra en la final anterior, se puso el foco en impedir el gol contrario como premisa de juego, arriba que se arreglen, ahí va otra media verdad más.

Es casualidad que todos los jugadores ofensivos hayan jugado flojo? en mi opinión, no, hay una consecuencia directa con lo que se buscó hacer. Demasiado aislados y demasiado lejos del arco, no hubo opciones de pase para nadie, no sólo para Messi, Pastore, el Kun y Di María (después el Pocho) también lo sufrieron todo el partido.

El Kun bien controlado


Argentina me ilusionó a lo largo del torneo, vi un equipo ofensivo, con hambre y sin ganas de cederle la iniciativa a nadie. Borró a Colombia y luego aplastó a Paraguay, por eso me resulta tan incomprensible lo visto el Sábado en el Estadio Nacional. Méritos y Culpas claramente definidos.

Messi recibió una patada divina de Gary Medel (que le costó la amarilla), diez metros atrás de mitad de cancha, la jugada que inicia Di María, y termina con su lesión, arranca en propia área. Muy lejos todos señores. Messi tuvo sólo una jugada con opciones de pase delante de él, la desperdiciaron entre el Pocho y el Pipita. Casi nada para 120 minutos.

Argentina tuvo miedo de dar espacios a la selección chilena, esa es otra de mis medias verdades.

Nos llegaron poco, es verdad, el planteo salió bárbaro entonces? el más fuerte neutralizó al más débil, "Chile no nos generó peligro" dijo en conferencia post partido.

Argentina esperó el error de Chile, o en su defecto, generar alguna cosita con Messi o ganarlo en algún centro (les juro que lo creo). Sólo eso.

Ganar sin arriesgar, cuánto sabor puede tener eso?

No me quería calentar, pero a medida que escribo me van subiendo los decibeles.

Está bien perder, por amarrete, por miedoso, por no ir a buscar el resultado.

Lo lamento mucho por Messi, que no tuvo una gran final, sin dudas.

Una pequeña muestra de lo dicho


Que se pierdan el pragmatismo en el medio del ojete, Sabella, Martino, Niembro y todo el periodismo mediocre que ni si quiera tiene un cierto nivel para analizar un partido, y se la pasan repitiendo una jugada para ver si fue lateral u off side, o si el árbitro ésto o aquello. que podría o debería haber cobrado tal o cual penal, etc.

Todo me supo demasiado insípido, Chile se pareció bastante a Chile, y con ello ya tienen suficientes argumentos para levantar la frente, encima se llevaron la Copa. Que la disfruten, la ganaron en buena ley.

el Padre de la derrota


Quedó claro que Leo no pudo trascender el esquema, ni en Chile ni en Brasil por lo menos. Hubo un complot en su contra, y tal vez ni se haya dado cuenta, o tal vez sí, pero como decía un grande "ya es tarde pibe"

No fue una final con sabor amargo, más bien diría que no tuvo sabor a nada. La propuesta mezquina me fue enfriando de a poco hasta terminar viendo un equipo ajeno.

No se podía pedir más, había dicho en mi anterior post, nobleza obliga, no podía estar más equivocado.

@el3delaU