Follow by Email

viernes, 20 de noviembre de 2015

Lejos del paraíso

"No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino"

- Confucio -




Todo es algarabía, el equipo del Tata obtuvo cuatro de seis y ha vuelto el optimismo para más de uno. Ríos de tinta inundan la web hablando de carácter, rebeldía, liderazgo, etc, a veces pienso si no nos hace más daño el periodismo complaciente que la falta de audacia que muestran el Tata y sus ayudantes.

Argentina ganó muy bien en Barranquilla, no hay discusión ahí, ante Brasil también mereció algo más, pero la falta de puntería impidió acumular los seis en juego. La parte numérica cubierta con creces. 

Haberle ganado a Colombia me permite explayarme sin culpa, no me gusta aporrear al caído. 

Alcanzó con que el volante que acompaña a Mascherano haga un aporte ofensivo para que el equipo mejorara notablemente. Lo usual se convierte en rareza, primer gol en más de treinta partidos, si no escuché mal, para el volante argentino, demasiado poco señores, no le puedo permitir al dt que pueble el medio con gente con tan escasa vocación ofensiva. Es obvio que nos van a faltar variantes a la hora de atacar si delegamos toda la responsabilidad en tres o cuatro jugadores, aun con Messi involucrado, al equipo le cuesta cuando los laterales y los volantes no se ofrecen como opción válida de ataque.

Si hace un par de goles más lo van a sacar del equipo por ofensivo



El peor pecado en el fútbol argentino parece ser que es que el periodismo te tilde de "inocente", "lírico" o "ingenuo", motes vergonzantes que los dt buscan eludir a cualquier precio, aun a costa de sepultar la esperanza de armar un equipo con cierto vuelo ofensivo, no vaya a ser que quede descompensado en alguna contra y después se lo achaquen. Martino no escapa a esta lógica, se mueve justo por donde debe.

No me agradan algunas cosas puntuales: es capaz de fundir a Di María y Lavezzi con obligaciones defensivas, postergando su frescura en ataque por falta de piernas y oxígeno. Banega no es enganche, cumplió bien, pero su techo está demasiado cerca para ocupar semejante posición. Jugar con un solo delantero tampoco me gusta.

Todos estos factores conspiran para tener aspiraciones ciertas de armar un equipo temible, tal vez sobre para estas eliminatorias, pero estamos muy lejos de buscar un poco de magia colectiva.

Una buena: Otamendi y Funes Mori me sorprendieron gratamente, seguramente se ganaron otra posibilidad para confirmar lo hecho.

Este equipo no me contagia, no veo en el horizonte mejoras sustanciales, es más, muchos hablan de lo bien que lo están haciendo ahora, pensamientos opuestos que le dicen.

Da la sensación que no aprendimos nada de las finales perdidas, seguimos apostando a equipos mezquinos, que priorizan el cero antes que buscar desnivelar por mérito propio más que por error del rival.

Un asterisco para Dunga, que arma un Brasil vergonzante, un equipo plagado de volantes de marca, que hiere la historia del fútbol brasilero sin ponerse colorado. Evidentemente siguen perdidos después del baile de los germanos, están errando el camino en mi opinión.


Cualquier similitud con el doctor Bilardo es pura coincidencia


Por ahora Chile y algo de Ecuador, los demás deambulan sin ninguna referencia cierta, habrá que ver como sigue la cosa. 

@el3delaU