Follow by Email

viernes, 14 de diciembre de 2012

Messi y un récord de película (mala)

Finalmente se logró lo que todos sabemos, Lio rompió el récord del Alemán Gerd Müller, hizo 86 tantos y lo superó, claro, al día de la fecha ya lleva 88, le hizo dos al Córdoba, quien?, el Córdoba, un equipo de la ciudad que juega la copa de España, el Barsa ganó 2x0 de visitante y la Pulga clavó los dos tantos.

Se armó un lindo revuelo en la previa del récord, a Lio le faltaban dos goles para superar el antiguo, conseguido por el año setenta según creo, unos cuarenta años después se estaba por romper una estadística que no era para nada menor, un logro individual basado en el sustento de equipo, una marca que no hace más que ensalsar la carrera del tipo y que sigue engrosando el currículum del mejor equipo de clubes del mundo de la historia (casi nada), y no hablamos estrictamente de títulos, que de eso se ocupen los estadistas, acá hablamos de como se juega, una maravilla, y si encima decimos que este pibe sobresale, es porque estamos ante un fenómeno difícil de clasificar.

Resulta que había un poco de margen, Messi suele querer jugar todos los partidos, pero en el partido contra el Benfica, rival en la Champions, el Barsa no se jugaba nada, Tito decide guardarlo y meterlo faltando 15, como para que haga algún golcito y alcance ya el agotador récord del que tanto se hablaba. El petiso entra, encara, mano a mano con el arquero, a la altura del palo izquierdo del arquero, el cual sale dando pasos apresurados para cortarle la bola, Lio tira la pelota sobre su derecha, y trata de evitar al arquero que se estiraba con todo lo que tenía para evitar que la bola o el hombre pasara, tuvo suerte, alcanzó a tocar la bola y al hombre, trastabilló, pero no cayó Lio, fue a parar a la línea de fondo, casi sin ángulo, y con la calidad que lo caracteriza la tiró de emboquillada, el arquero hizo su mejor esfuerzo y ................... se quedó con la bola, ante la decepción del público del estadio y los millones que mirábamos por la tele. Acto seguido la Pulga cae, tomándose la rodilla, seco al piso, se hizo un silencio incómodo, se empezó a acercar gente, nadie había visto mucho, mas que un toque a la pasada con el arquero, manos en la cabeza no presagiaban buen final, cualquier problema de rodilla, por menor que fuera, seguramente lo dejaría fuera de las canchas por lo que queda del 2.012, y el récord???? buena pregunta señores. No hubo final feliz, por ahora, lo retiraron con sus ambas manos tapándose la cara por el dolor, derechito a vestuarios. Un desconcierto generalizado, y un récord que parecía que se salvaba, iba a mantenerse por algún otro lapso de tiempo. Otra birra por favor, se escuchó en algún bar de Munich.

Acá entran a envidiar nuestros queridos guionistas de hollywood, nadie podría haber escrito un bodrio mayor, con un mejor final feliz, no quiero caerle a ninguna en especial, pero para muestra sobra un botón. Habría que hacer una separación interesante, hay de los héroes tipo fachero, con plata y que juega muy bien (les recuerda a alguno?), y de los otros, los anti héroes, el pibe bueno, que no es sobrador, no se come todas las minitas, etc.
Se me viene una imagén a la cabeza, el gran Miyagi arengando al pupilo para que no lo muelan a palos, antihéroe total, con la ruludita en la tribuna esperando el peor final.


Vemos a Guardiola con barba candado y gafas.
Claro, no estamos hablando del pequeño gigante de Tom, calzándose su campera de cuero, moto, rubia y llevándose el mundo por delante. Este es el héroe que nos acostumbró el cine yanki, como olvidar semejantes éxitos.



Este me hace acordar mas al portugués


Pero bueno, volvamos al mal guión mencionado anteriormente, cuando todos esperábamos el resultado de la primera resonancia resulta que el tipo tiene una paralítica, que, me estas jodiendo, no querido, se la puso bien puesta el arquero, donde duele, al lado de la rótula, como para que renguee un buen rato, pero claro, por mas que el alemán estampara el chopp contra el fondo de la barra, la película continuaba, habría que esperar la recuperación y ver que sucedía en los próximos partidos.

Lo demás ya es historia, hay un Mago escocés de gafas que anda dando vueltas por el mundo, no se llama Lio Messi, es Harry Potter, pero da casi igual, no es que quiera esquivar algún buen film americano, pero se me viene este británico a la cabeza, a esta altura ya son dos personajes de ficción.





Tanto Hollywood y terminamos con una británica.