Follow by Email

jueves, 3 de abril de 2014

La Otra Cara

Miércoles 02 de Abril, el Malvinas fue el escenario para que se enfrentaran Godoy Cruz y Lanús, en un día nublado y lluvioso, la gente se fue acercando sobre la hora para acompañar al equipo, hubo un sentido minuto de silencio, el respeto y los aplausos acompañaron el momento.

Foto Gentileza Cristian Molina


Yo imaginaba un partido abierto, con un rival ordenado pero más dispuesto para la contra, nada de contras, hubo presión desde el minuto uno.

El equipo de los Mellizos vino con muy buenas intenciones, respetó sus convicciones y trató de que el Expreso jugara siempre bien cerca de Carranza y lejos de Marchesín.

El Tomba de Almirón tuvo un cambio táctico interesante, ante las bajas de Castellani y San Román (ambos con 5 amarillas), el dt se decidió por armar un doble cinco con Rodríguez y JL Fernández, al volante zurdo le tocó cumplir una tarea no habitual, por afuera Gonza Díaz y Ceballos, Aquino de enganche y la dupla Óbolo - Castillón, abajo, la defensa titular.

Lo dicho, Lanús encima evitando la salida del Expreso, muy buenos primeros minutos para el equipo visitante, fruto de la presión tuvo una chance muy clara, mala salida con el pie de Carranza, gambeta del pelado Silva ante el uno, y cierre milagroso de Sigali cuando se disponía a abrir el marcador el nueve. 

Presión x duplicado


Cuando Godoy Cruz evitaba la presión aparecían los espacios, Castillón jugó siempre mano a mano con su marcador, Aquino manejaba la ofensiva y Óbolo tratando de aguantar para que el equipo pudiera sumar gente en ataque.

A los 18 minutos Castillón escapó por derecha y buscó la línea de fondo, ante el cierre apurado del defensor Granate el rubio intentó un centro atrás para la llegada de Óbolo, la bola dio en la mano del defensor visitante. Penal. Óbolo. Gol. 

Festejo bodeguero


Se abría el partido, en la primer llegada, el Tomba encontraba la ventaja, envión anímico que trataría de capitalizar el equipo local, apareció el buen manejo, se empezó a jugar en campo rival, fueron los mejores minutos del Bodeguero en el partido. No pudo concretar nada más, faltó precisión en la última jugada. 

Sobre el final del primer tiempo Lanús empezó a hacer pie, de a poco fue ganando terreno y con más ganas que ideas fue cercando la valla del uno, un par de tiros de afuera, algún cabezazo y no mucho más. 

El segundo tiempo fue complicado, el equipo de Guillermo entró decidido a forzar el empate, los de Almirón se tuvieron que conformar con tratar de liquidar el partido aprovechando los espacios, pero no lograba mantener el juego muy lejos de su arco.

Postal del partido


Dos rivales parecidos, muy prolijos, con respeto hacia la bola, pero faltos de contundencia, Óbolo entró solo y cabeceó de pique al piso, una atajada preciosa del arquero, ahogó el grito a puro reflejo. 

Lanús tuvo su chanche, la sacamos en la línea (no vi quien fue el responsable) cuando mansamente la bola ingresaba y luego en el rebote Carranza se recuperó y tapó con el pecho un tiro a quemarropa debajo de los tres palos. Fue "la" chance que tuvo la visita, no la pudo/supo aprovechar.

El Tomba tuvo una más de contragolpe, Cabrera entró por el segundo palo y definió cruzado, pero Marchesín volvió a imponer condiciones.

Luego de una adición de cinco minutos, que se hizo interminable, el Expreso pudo disfrutar de un triunfo tan trabajado como importante. En un partido muy parejo llevarse toda la recompensa suele tener un gusto diferente.

Desahogo


El equipo mostró otra cara, no hubo mucha tenencia de pelota,  sobraron sacrificio, orden y muchas ganas de pelear cada pelota. 

La línea de tres tuvo una tarde muy buena, la visita metió mucha gente en ataque y si no le llegaron más a Carranza fue por la buena labor del trío del fondo. 

El doble cinco metió y metió, Rodríguez es aguerrido y no escatima esfuerzo, tal vez le falte un poco de claridad cuando tiene la bola, pero pone todo al servicio del equipo. JL Fernández hizo un laburo desgastante, le metió mucha marca y encima cuando tenía un hueco trataba de encarar, una apuesta que salió muy bien dada las circunstancias, con el resultado a favor fue fundamental cortar los circuitos, a veces no se pudo sostener la presión lejos de Carranza, pero se evitó siempre que la bola llegara limpia para que alguno rematara de frente.

Muy buen partido de Óbolo y Castillón, con espacios es otra cosa, el trámite les jugó a favor, no hubo superpoblación de la zona, iban generalemente mano a mano, el nueve bancó más de una bola y el rubio inquietó siempre, aún en los últimos minutos, cuando ya se lo veía fundido.

Se sintió la tensión en el Malvinas, se jugó demasiado cerca de Carranza por demasiado tiempo, pero hubo muy pocas situaciones por lado, fruto de la buena marca y la generosa entrega de los jugadores.

Con el final vino el desahogo, el partido fue un parto, el equipo no escatimó esfuerzos y la gente lo reconoció con merecidos aplausos.

Se viene un tal Boca, en La Bombonera, el Domingo en la tarde, creo que 18:15 hs, no sé si está confirmado el horario aún. Habrá que ir a buscar los tres puntos, veremos que se puede rascar. 

@el3delaU